domingo, 10 de junio de 2018

Díaz-Canel y Liz Cuesta se exhiben

A diferencia de sus mentores y predecesores en ese alto cargo, Díaz-Canel no esconde a la actual compañera de su vida

Díaz-Canel y su esposa Liz Cuesta (Reuters)
LA HABANA, Cuba.- El titular del diario El Nuevo Herald de este viernes, me hizo recordar una anécdota de la vida del General en Jefe del Ejército Libertador. Ya terminada la Guerra de Independencia, se encontraba Máximo Gómez en un acto social cuando acudió a saludarlo un antiguo oficial mambí que, en plena contienda, se había acogido a uno de los indultos que de tiempo en tiempo otorgaban las autoridades coloniales.
“¡Usted se presentó!”, le espetó el Generalísimo. Sin amilanarse por el ríspido recibimiento, el hombre se puso a hacer una complicada historia de ribetes rocambolescos, en la que no faltaban el uso de un nombre falso, la simulación y el engaño a los españoles.
Tras escuchar la prolongada explicación con una paciencia que no era habitual en él, nuestro Libertador puso término al diálogo con otra de sus expresiones terminantes: “Tiene usted razón, señor. No fue con su nombre; ¡pero fue con su cara!”.
La asociación de ideas que me inclinó a recordar el antiguo relato se origina en que el diario miamense, junto a una foto en la que aparece Miguel Díaz-Canel Bermúdez acompañado por su esposa, expresa en su titular de primera plana: “Figura sin nombre junto al gobernante”.
El tema que desarrollan los colegas radicados en la Florida es que, para los no iniciados, resultaba desconocida la identidad de la mujer que acompañaba al nuevo Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba durante el recibimiento oficial realizado en Caracas por el dictador Nicolás Maduro y la “primera combatiente” Cilia Flores.
Parafraseando a Máximo Gómez podríamos comentar: En efecto, no aparece su nombre, ¡pero sí está su cara! Y creo que resulta justo reconocer algo obvio: A diferencia de sus mentores y predecesores en ese alto cargo, Díaz-Canel no esconde a la actual compañera de su vida.
Raúl Castro tampoco lo hizo con su primera esposa y madre de sus hijos Vilma Espín, pero sí con su actual pareja. A ésta todos la conocen como destacada reportera de la televisión, pero no como mujer del mandamás de turno. ¿Será porque él se apena de los muchos años que le lleva a ella? (Diferencia de edad por la cual, que conste, no los critico en absoluto).
Aquí viene al caso otra anécdota más breve y reciente, que prometo que será la última. En ocasión de encontrarse el licenciado Guillermo Fariñas en Lima para participar en la reciente Cumbre de las Américas, una periodista del oficialismo, hermosa castrista furibunda, le preguntó con una sonrisita de sorna: “¿Cuántos años de edad le lleva usted a su actual esposa?, señor Fariñas”. Respuesta del fraterno Coco: “No he sacado esa cuenta tan complicada, pero sí sé que son muchos menos años que los que le lleva Raúl Castro a su nueva mujer”.
Y ya que hablamos de los jefes comunistas que actúan como maridos vergonzantes, ¿qué decir del fundador de la dinastía! ¡El pueblo cubano sólo se enteró de que existía la señora Dalia Soto del Valle cuando el “Líder Histórico de la Revolución”, ya separado del poder por causas totalmente ajenas a su voluntad, rumiaba su impotencia ataviado con ropas deportivas del “Enemigo”!
Esto de esconder a sus compañeras y su vida familiar misma parece una manía de estos totalitarios. Sólo los muy iniciados sabían que el tirano José Stalin tenía esposa e hija. También la existencia de Eva Braun, la amante de Hitler, era tratada como un secreto de estado. Y así los demás.
El ocultamiento, visto desde los engranajes del control absoluto, parece lógico. Si el mandamás es un hombre (¡jamás una mujer!) entregado en cuerpo y alma a servir a su pueblo, entonces resulta absurdo suponer que él pueda tener una pareja e hijos, como si se tratase de un ser común y corriente. Eso resulta imposible para quien dedica todas sus fuerzas a “hacer el bien a los demás”, como diría el cantautor cubano Raúl Torres.
De manera que, a pesar de las críticas que le dirige El Nuevo Herald, me parece correcto que Díaz-Canel se exhiba en público junto a su actual esposa. Claro que habrá que dar a conocer que su nombre es Liz Cuesta Peraza. Y algún título habrá que asignarle.
El tradicional (y aceptado en todo el mundo) no parece apropiado en una “sociedad de obreros y campesinos”, donde el mismo concepto de “dama”  es rechazado. El título de “Primera Combatiente” que se inventó Maduro representa el colmo de la ridiculez. Convertirla en Vicepresidenta, como hizo el nicaragüense Ortega, es nepotismo puro y duro.
Por eso tal vez quepa esperar que la presenten simplemente como “esposa del presidente Díaz-Canel”. En cualquier caso, yo, que me opongo al régimen que él encabeza en el plano estatal, aplaudo que no esconda a su mujer y que los cubanos conozcamos al menos la cara de ella.

#FreeAriel: ¡Libertad para Ariel Ruiz!

¿Hasta cuándo tendremos que soportar que en Cuba criminalicen a todo el que disienta un milímetro de las políticas del régimen?


LA HABANA, Cuba.- Me enteré con retraso del tuitazo convocado en las redes sociales el 8 de junio para exigir que si el biólogo Ariel Ruiz Urquiola permanece en la cárcel, Amnistía Internacional lo declare preso de conciencia.
No me gustan las redes sociales, apenas las utilizo, pero en este caso, lamento mucho no haya salido a tiempo mi post o mi tweet con el hashtag #FreeAriel.
Apoyo plenamente, con mis dos manos y el corazón, el reclamo. Ariel Ruiz, preso en Pinar del Río desde principios de mayo, condenado a un año de prisión en un proceso amañado y sin garantías, no debe permanecer en la cárcel ni un minuto más: #FreeAriel.
Es un deber elemental de toda persona decente y de buena voluntad protestar ante este brutal atropello del régimen y exigir #FreeAriel. Los que debían estar presos -y por largo rato- son los que lo procesaron y condenaron. Y por supuesto, sus jefazos.
¿Hasta cuándo tendremos que soportar que en este país criminalicen a todo el que disienta un milímetro de las políticas del régimen?
Ariel Ruiz ha sido criminalizado por protestar por las fallas del venido a menos sistema de salud, por la deforestación, por las malas prácticas contaminantes y agresivas a la vida animal y la biodiversidad en general.
¡Y todavía tienen cara algunos voceros de este régimen para proclamarse respetuosos del medio ambiente, preocupados por la biodiversidad! ¡A ellos lo único que les preocupa es la ganancia económica y retener el poder!
Tanto como se habla de la lucha de los ambientalistas en Centroamérica y otras partes del mundo, ¿habrá mucha diferencia entre los que encerraron en la cárcel a Ariel Ruiz y los que asesinaron en Honduras a Berta Cáceres?
En Cuba no hay necesidad de asesinar, pero te matan en vida: te anulan, te pisotean, enlodan tu reputación, te despojan de todo, te hacen pasar hambre al dejarte sin empleo, y cuando no basta con eso, cuando no logran convertirte en una cucaracha, te meten en prisión.
Es lo que han hecho con Ariel Ruiz. Como no han podido callarlo, luego de robarle la tierra en Viñales que ocupaba en usufructo y donde trabajaba en un proyecto de protección de especies, lo encerraron en la cárcel.
Más ridículo no pudo ser el pretexto que utilizaron: lo acusaron de desacato, injuria o cualquier otra canallada que se les ocurrió, solo porque calificó de “guardia rural” a uno de los funcionarios que lo desalojó de su tierra.
Con Ariel Ruiz en la cárcel se sienten con las manos sueltas, para seguir con la tala indiscriminada de árboles, contaminando las fuentes acuíferas del valle de Viñales, matando a las especies en extinción, en sus cotos de caza, los jefazos y los turistas que pagan bien.
Si creen notarme apasionado con la causa de Ariel Ruiz, están en lo cierto. Me sensibilizo con su causa: estoy totalmente a favor de la protección del medio ambiente y del mantenimiento de la biodiversidad. Y pienso que, política aparte y sin ser un ecologista militante, toda persona que vea un poco más allá de sus narices, que no piense con el bolsillo y que le preocupe la protección del entorno, que es lo mismo que pensar en un futuro más sano y mejor para sus hijos y nietos, debe pronunciarse a favor de Ariel Ruiz Urquiola y unirse al reclamo: #FreeAriel

Alejandro Castro Espín propuso a Obama que le entregaran la Base de Guantánamo

La propuesta del hijo de Raúl Castro incluía a los presos de la Base Naval

Barak Obama saluda a Alejandro Castro Espín durante la visita oficial del ex mandatario a La Habana (Foto Martí Noticias)
MIAMI, Estados Unidos.- El coronel Alejandro Castro Espín, quien encabezó la delegación cubana durante las negociaciones con la Administración del ex presidente Barak Obama, quiso que Estados Unidos le entregara a Cuba la Base Naval de Guántanamo, con los presos incluidos.
Esta revelación está contenida en el libro El mundo como es, cuyo autor, Ben Rhodes, fue uno de los artífices de esas negociaciones secretas, de acuerdo a un artículo publicado por Martí Noticias basado en la reseña que el Washington Post publicó sobre el texto.
Rhodes, quien para entonces era el viceasesor de Seguridad Nacional para Comunicaciones Estratégicas y Redacción de Discursos, aseguró además que Castro Espín dijo que Cuba era muy buena “para mantener a la gente presa en condiciones de seguridad”.
En el libro, que salió a la venta la pasada semana, se describen también los entretelones de los temas más importantes de la administración Obama, así como el papel que Rhodes jugó en las conversaciones que culminaron con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, y su interacción con el coronel Castro Espín a quien, según dijo, muchos analistas consideraban el sucesor de su padre. “La mayoría de los analistas pensaba que él (Castro Espín) era el hombre más poderoso en Cuba después de Fidel y Raul”, afirmó.
El hijo del ex presidente Cubano Raúl Castro fue el encargado de encabezar las conversaciones secretas con Estados Unidos realizadas entre 2013 y 2014, y su contraparte fue Ricardo Zúñiga, asesor del presidente Barack Obama para América Latina y director principal para asuntos del hemisferio occidental, según afirma el cardenal cubano Jaime Ortega, en su libro Encuentro, diálogo y acuerdo. El papa Francisco, Cuba y Estados Unidos, publicado el pasado año en España.
Según Rhodes, la propuesta de Castro Espín sobre la Base Naval de Guantánamo se produjo durante un punto de las conversaciones, pero fue rechazada por Obama.

El régimen libera al fotógrafo opositor Claudio Fuentes

Durante su arresto fue interrogado y amenazado

Claudio Fuentes (Foto archivo)
MIAMI,, Estados Unidos.- Después de más de 24 horas de arresto, el régimen castrista ha liberado en La Habana al fotógrafo opositor Claudio Fuentes.
“Permaneció bajo desaparición forzada por más de 24 horas. Durante su arresto fue interrogado y amenazado por el documento Desobediencia y Rebeldía firmado por amplio grupo de oposición interna y el exilio”, informa la opositora Ailer González en su cuenta de Twitter.
Fuentes salió de su casa en La Habana a las 10:30 am del jueves, y no se tuvo noticias de él hasta la tarde del viernes. “Su móvil está apagado. Todo parece indicar que, como ha sucedido en otras ocasiones, fue interceptado y arrestado por la Seguridad del Estado”, explicaba González Mena.
En varias ocasiones, el también miembro del Foro por los Derechos y Libertades ha sido víctima de arrestos y acciones represivas. También le han decomisado sus medios de trabajo.
“Claudio es el fotógrafo de la oposición. Por esta razón el régimen no ha dejado nunca de perseguirlo, detenerlo y arrebatarle sus herramientas de trabajo. En diciembre de 2017 murió su esposa repentinamente en extrañas circunstancias. En enero envenenaron a su perro y le robaron la laptop de su casa. En marzo fue arrestado y amenazado. Y ahora en junio, 24 horas de desaparición forzada. Esto pasa en Cuba”, exclama Ailer.
Civil Rights Defenders, organización no gubernamental sueca pro derechos humanos, lanzó un llamado urgente por la liberación de Fuentes.
El hostigamiento del régimen castrista a los activistas pro derechos humanos en la Isla no cesa. Detenciones, registros, decomisos y prohibiciones de viajes continúan sucediendo sistemáticamente a la vista de la comunidad internacional.